“¿Qué le pasó a mi hijo?”: Muere universitario hondureño en cárcel de Virginia

El adolescente falleció tras ser arrestado por la Policía del Campus de Radford University

CULPEPER - Un estudiante universitario de 18 años y oriundo de Culpeper, Virginia, fue hallado muerto el jueves pasado en una celda tras ser arrestado por la Policía del campus, y las autoridades continúan investigando las circunstancias de su fallecimiento.

Aris Eduardo Lobo-Pérez, de origen hondureño, era un alumno de primer año en Radford University, ubicada a unas 35 millas al suroeste de Roanoke. El Departamento de Policía de la Universidad detuvo a Lobo-Pérez y lo llevó a la cárcel regional de New River Valley sobre las 11:55 p.m. del miércoles, indicó Gregory P. Winston, superintendente de la prisión.

El joven habia sido acusado de intoxicación en público, o por decir groserías en público, dijo Winston en un comunicado.

El jueves por la mañana, a eso de las 7:50 a.m., funcionarios de la cárcel hacían chequeos rutinarios cuando hallaron a Lobo-Pérez inconsciente en su celda. Servicios de emergencia respondieron y declararon muerto al adolescente en el lugar.

Paramédicos llevaron el cuerpo de Lobo-Pérez a la oficina del médico forense de Roanoke. La Policía Estatal de Virginia se está encargando de la investigación.

“Tengo muchas preguntas como madre, con mucho dolor”, dijo Dixiana Pérez. “¿De qué murió mi hijo, ¿Qué le hicieron a mi hijo?”

Familiares y allegados hicieron una venta de garaje el sábado con el propósito de recoger dinero para costear el funeral. Amigos también abrieron una página de GoFundMe para la familia.

Un portavoz de la universidad dijo en un comunicado que Lobo-Pérez estudiaba administración deportiva.

“Es difícil porque habia estado ahí solo unas pocas semanas y yo sabía que estaba feliz de empezar un nuevo capítulo”, dijo Jennifer Turcios, su hermana.

Lobo-Pérez sufrió un accidente que lo dejó con un trauma cerebral, y según su mamá, Radford University le daba una oportunidad de tener una vida normal. “Yo le dije, pruébale a todo el mundo que a pesar de tu daño cerebral tú puedes llegar a la universidad. Y lo hizo”

Sus amigos dijeron que el adolescente era brillante y gracioso.

“Era un muchacho chistoso. Siempre le gustaba divertirse. Su risa, sus chistes, todo de él era muy bueno y tenía una buena vibra”, dijo Joey Fernández.

El plantel educativo envió un comunicado a los estudiantes y el personal el jueves sobre la muerte de Lobo-Pérez.

Contáctanos