En video: familias huyen de los bombazos y tiroteo

Fuerzas insurgentes atacaron una oficina que trabaja con refugiados en Afganistán.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Familias huyen despavoridas tras explosiones en Afganistán

    Fue tras un ataque terrorista a una oficina del gobierno luego de los cual se desató un tiroteo. (Publicado martes 31 de julio de 2018)

    Al menos tres personas resultaron heridas el martes en el ataque a la sede provincial del Ministerio afgano de Refugiados en la ciudad de Jalalabad, en el este del país, que todavía continúa, informaron a Efe fuentes oficiales. Familias enteras se ven en imágenes de video, huyendo de las inmediaciones del sangriento hecho.

    "Hemos recibido tres heridos del ataque, pero como la gente sabe que el hospital está muy cerca del sitio del ataque, la mayoría han intentado evacuar a las víctimas a centros privados en la ciudad", afirmó el portavoz del Directorio de Salud Pública de Nangarhar, Inamullah Myakhil.

    Según la fuente, las autoridades todavía desconocen el número total de heridos en el incidente.

    El portavoz del gobernador provincial, Attaullah Khogyanai, aseguró que el ataque comenzó con una explosión, a la que siguió "un tiroteo poco después".

    "El ataque a la oficina de Refugiados todavía no ha acabado y las fuerzas de seguridad están realizando una operación de rastreo en el edificio", explicó.

    Khogyanai precisó que el asalto se produjo mientras se celebraba una reunión en la oficina de Refugiados entre funcionarios y organizaciones colaboradoras, y que todos los participantes en el encuentro han sido evacuados a un lugar seguro.

    "La información inicial indica que nadie ha sido tomado rehén en el edificio, pero eso quedará más claro en las próximas horas", añadió.

    El portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, afirmó a través de la red social Viber que la formación insurgente no está involucrada en el ataque.

    En lo que va del mes, varios ataques de envergadura han sacudido la provincia de Nangarhar, de la que Jalalabad es la capital.

    Un grupo de insurgentes atacó el pasado sábado un centro de formación para matronas en la provincia causando al menos cinco muertos y ocho heridos, mientras que el pasado 11 de julio las fuerzas de seguridad abatieron a dos atacantes que se atrincheraron durante dos horas en el Departamento de Educación de Jalalabad, matando a once empleados de la oficina e hiriendo a otros diez.

    Esa ciudad fue escenario a principios de mes de un atentado suicida que costó la vida a 19 personas e hirió a otras 21, en su mayoría miembros de las minorías hindú y sij, coincidiendo con una visita a la ciudad del presidente afgano, Ashraf Gani.