Asesinatos de periodistas en venganza por su trabajo se doblan en 2018