Tijuana: liberan a posible descuartizadora

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Cuenta regresiva para estar seguro durante una tormenta

    Una joven rusa que según las autoridades mexicanas mató a su madre y a su hermana y luego las descuartizó, se encuentra en paradero desconocido ya que no hay orden de arresto contra ella.

    Anastasia Lechtchenko Masney, de 19 años, confesó haber asesinado a su madre Yuliya Masney (de 45 años), y a su hermanita, Valeria Lechtchenko (de 12), en la casa que compartían en Tijuana, según ha publicado la prensa mexicana.

     

    Los cadáveres fueron descubiertos en bolsas de plástico por la policía el 11 de junio, en una zona conocida como Playas de Tijuana.

     

    Ambas víctimas habían sido vistas por última vez apenas dos días antes.

     

    [Crimen y criminales: página especial]

     

    Nadie sabe dónde está Anastasia ahora que un juez decidió no emitir de forma inmediata la orden de detención que ha solicitado la fiscalía, según distintos medios periodísticos mexicanos.

     

    El magistrado tiene 15 días hábiles para entregar la orden de aprehensión y hasta ahora no lo ha hecho.

     

    Mientras tanto, el padre de la presunta asesina ha confirmado a  través de un amigo que no tiene a su hija bajo tutela y que no sabe dónde se encuentra.

     

     

    SOSPECHOSA CON SU MADRE: en esta imagen Anastasia y su madre, a la que presuntamente mató y descuartizó, aparecen felices durante una fiesta de graduación en Tijuana.

     

    Según informes periodísticos en México, madre e hija discutían a menudo.

    Aparentemente la sospechosa reclamaba a su madre que le prestaba demasiada atención a Valeria, que sufría de paraplejia desde su nacimiento y acudía a una escuela para alumnos de necesidades especiales.

     

    Al ser detenida. Anastasia dijo que le sacó los ojos a su hermana porque una voz le susurraba que así lo hiciera, según la página web elmexicano.com.

     

    Según esa misma fuente, Anastasia explicó a los detectives de la Unidad de Homicidios Dolosos que tanto su madre como su hermana eran brujas y que por ello también les sacó el corazón, para acabar de una vez por todas con ellas porque la estaban "embrujando".

     

    Posteriormente decapitó los cadáveres, según ese testimonio.

     

    [Obispos hacen Exorcismo Magno a todo México]

    El padre de la familia, Igor Lechtchenko,  es un reconocido entrenador de atletas en Tijuana, y estaba divorciado de la víctima.

     

    Anastasia sospechosa tiene un historial por uso de drogas y otros problemas de conducta.

     

    Había desaparecido de su hogar a principios de año  y sus padres organizaron una operación de búsqueda que incluyó carteles callejeros, hasta que por fin apareció en Sinaloa con unos amigos.

     

    Su desaparición desató el pánico en sectores de Tijuana, ya que se pensaba que había sido secuestrada o asesinada.

    BELLAS Y ASESINAS: la hermosura de sus rostros escondía el instinto de matar. Conoce aquí y en fotos a estas mujeres y sus actos.