Gobierno británico se prepara para la muerte de la reina Isabel II