Portugal quiere cerrar por lo alto ante Irán