Comisión de Servicios Públicos de Texas

Renuncia el último regulador de Texas por los apagones de febrero

En un comunicado emitido el martes por la noche, gobernador Greg Abbott dijo que había pedido y aceptado la renuncia de Arthur D’Andrea, el último miembro restante de la Comisión de Servicios Públicos de Texas.

Telemundo

El último regulador de Texas en la Comisión de Servicios Públicos al momento de los mortales apagones de febrero ha renunciado, anunció el martes el gobernador Greg Abbott.

En un comunicado emitido el martes por la noche, Abbott dijo que había pedido y aceptado la renuncia de Arthur D’Andrea, el último miembro restante de la Comisión de Servicios Públicos de Texas.

D'Andrea, como DeAnn Walker y Sherry Botkin, habían sido nombrados por Abbott para formar parte de la PUC de tres miembros. Walker, la presidenta de la PUC, renunció el 1 de marzo; Botkin renunció el 8 de marzo.

Abbott había culpado de las fallas de energía al administrador de la red del estado, el Consejo de Confiabilidad Eléctrica de Texas, comúnmente conocido como ERCOT. Pero la comisión de tres miembros nombrada por Abbott tiene autoridad de supervisión sobre ERCOT.

"En los próximos días nombraré un reemplazo que tendrá la responsabilidad de trazar un rumbo nuevo y fresco para la agencia", dijo Abbott en su declaración.

La comisión regula la red eléctrica de Texas y está bajo un escrutinio cada vez más intenso tras uno de los peores apagones en la historia de Estados Unidos.

Más de 4 millones de clientes se quedaron sin servicio eléctrico bajo temperaturas abajo de cero, y la tormenta invernal y los cortes resultantes dejaron más de 50 muertes.

Bill Magness, director ejecutivo del Consejo de Confiabilidad Eléctrica de Texas, fue despedido de su trabajo de más de $800,000, también el 1 de marzo. ERCOT administra la red eléctrica que energiza la mayor parte de Texas.

Además, al menos seis miembros de la junta de ERCOT han renunciado a raíz de los cortes de energía.

Los funcionarios de ERCOT han dicho que toda la red, que está aislada de manera única del resto de EEUU, estaba al borde del colapso en las primeras horas del 15 de febrero cuando las plantas de energía se congelaron y la demanda récord de electricidad para calentar hogares saturó los sistemas.

La energía no volvió a encenderse durante días para millones de residentes, y los apagones prolongados rápidamente se convirtieron en una crisis de proporciones trágicas, ya que algunas personas que intentaban mantenerse calientes murieron por envenenamiento por monóxido de carbono y otras se congelaron.

Contáctanos