ABORTO

Corte de apelaciones revisa la prohibición en Texas de procedimiento de aborto en el segundo trimestre de embarazo

Una ley de Texas de 2017, que nunca se ha aplicado, prohíbe el uso de fórceps para extraer un feto del útero, sin usar primero una droga inyectada o un procedimiento de succión para asegurar que el feto está muerto.

NUEVA ORLEANS.- Abogados del Estado de Texas declararon ante una Corte Federal de Apelaciones donde se debatía sobre debates sobre el dolor fetal y los derechos de las mujeres a un aborto médicamente seguro, que Texas debería tener la posibilidad de detener un procedimiento común de aborto en el segundo trimestre.

Una ley de Texas de 2017, que nunca se ha aplicado, prohíbe el uso de fórceps para extraer un feto del útero, lo que los partidarios de la ley llaman un "aborto por desmembramiento", sin usar primero una droga inyectada o un procedimiento de succión para asegurar que el feto está muerto.

El estado ha argumentado durante mucho tiempo que tiene un interés legal en prohibir lo que califica un procedimiento "brutal". Los defensores del derecho al aborto argumentan que la ley prohíbe efectivamente lo que a menudo es el método de aborto más seguro para las mujeres en el segundo trimestre del embarazo, un procedimiento conocido médicamente como dilatación y evacuación.

Un panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito de EEUU en Nueva Orleans bloqueó la aplicación de la ley el año pasado, y otros tribunales federales han bloqueado leyes similares. Pero los que se oponen al aborto legal esperan que la Corte Suprema, ahora con tres personas designadas por el ex presidente Donald Trump, revise el tema de nuevo.

Con ese telón de fondo, las discusiones se centraron sobre si un feto puede sentir dolor.

Kyle Hawkins, de la Procuraduría General de Texas, argumentó que los fetos en el segundo trimestre son "capaces de dolor". Dijo que la ley no representa una carga inconstitucional para una mujer que busca un aborto y que el estado tiene un interés legítimo en exigir un método de aborto "más humano".

"Incluso en la escuela secundaria, si vas a diseccionar una rana, la matas antes de empezar a desarmarla", dijo la jueza Edith Jones más tarde mientras interrogaba a Molly Duane, abogada del Centro de Derechos Reproductivos.

"En primer lugar", respondió Duane, "el registro muestra claramente que el dolor fetal no es posible en las edades gestacionales".

"Bueno, no sabemos sobre el dolor de rana, ¿verdad?" Jones interrumpió. "Es una cuestión de tomar criaturas y no destrozarlas miembro por miembro".

En resumen, el centro cita los hallazgos de la Asociación Médica Estadounidense, el Real Colegio de Obstetras y Ginecólogos y otras organizaciones médicas de que el dolor no se puede sentir antes de las 24 semanas de gestación.

La ley de Texas puede causar demoras innecesarias para una mujer que busca un aborto y los requisitos son médicamente innecesarios, argumentó Duane. Además, argumentó Duane, un médico no puede estar seguro de la muerte fetal en muchos casos hasta que haya comenzado un procedimiento, lo que generó dudas entre los jueces del 5 ° Circuito el jueves sobre si el médico que realiza el aborto con fórceps se convierte en responsable de enjuiciamiento si el medicamento no finciona.

Hawkins dijo que el médico en esa circunstancia tiene opciones que incluyen una segunda inyección.

En 2019, la Corte Suprema de EEUU se negó a escuchar argumentos sobre una decisión que bloqueaba una ley similar de Alabama. Pero los opositores al aborto han leído otra opinión del presidente del Tribunal Supremo John Roberts en un caso separado de regulación del aborto que indica que los estados tienen un mayor margen de maniobra para regular el aborto.

Desde entonces, la jueza conservadora Amy Coney Barrett también se ha unido a la Corte Suprema, lo que impulsa las esperanzas de los opositores al aborto de que la corte más alta de la nación pueda estar abierta a nuevas restricciones en el procedimiento.

Contáctanos