Fotos: Padres despiadados y asesinos

Historias escalofriantes de padres que han matado sin reparo a sus hijos y esposas. Aquí la información de estos casos que han estremecido a comunidades enteras.

23 fotos
1/23
Historias escalofriantes de padres que han matado sin reparo a sus hijos y esposas. Aquí la información de estos casos que han estremecido a comunidades enteras.
2/23
Historias escalofriantes de padres que han matado sin reparo a sus hijos y esposas. Aquí la información de estos casos que han estremecido a comunidades enteras.
3/23
Vania Skorobogátov, de la región de Cheliábinsk y adoptado por Michael y Nanette Craver, falleció el 24 de agosto de 2009 en un hospital estadounidense de un trauma craneoencefálico. La muerte del niño de 7 años fue el resultado de múltiples heridas y torturas. La ciudad de New York condenó a los esposos a una pena de cárcel que podría oscilar entre los 16 meses y los 4 años y los siguientes 5 años de prueba.
4/23
John List planeó todo con frialdad. Primero, vació su cuenta bancaria y la de su madre; para entonces, ella vivía con su hijo y su familia, en el ático de la inmensa casa. El 7 de noviembre, John List avisó a la escuela de sus hijos que se irían de viaje a Carolina del Norte durante varias semanas.
5/23
También comentó lo mismo con los vecinos. Consiguió un revólver calibre 22 y rescató la pistola Steyr de 9 milímetros de su padre.
6/23
El 9 de noviembre de 1971, reunió a su madre y a su esposa en la sala de la casa. Primero le disparó a Helen, de cuarenta y cinco años, en la parte posterior de la cabeza.
7/23
Después a su madre Alma, de ochenta y cuatro años, una vez, dándole en el ojo izquierdo. Sus hijos estaban en la escuela. Cuando Patricia, de dieciséis años, y Frederick, de trece, regresaron a casa, les disparó en la parte posterior de la cabeza.
8/23
John jr., el hijo mayor de quince años de edad, estaba jugando un partido de football. List preparó el almuerzo y luego fue a ver jugar a su hijo. Al terminar el partido, lo llevó a casa y le dio de comer. Comió con él y conversaron. Al terminar, le disparó una vez en la parte posterior de la cabeza.
9/23
John jr. cayó al piso, presa de convulsiones, y List le disparó de nuevo. El chico seguía vivo. List volvió a dispararle. Su hijo no moría. Desesperado, List le siguió disparando, hasta asestarle un total de diez balazos.
10/23
List arrastró los cadáveres de su esposa y de los niños muertos, en sacos de dormir, hasta el salón de baile de la enorme casa victoriana.
11/23
A continuación limpió la escena del crimen, encendió todas las luces y prendió la radio. List guardó la comida en el refrigerador, lavó, secó y acomodó los platos, y limpió la casa.
12/23
Dejó el cuerpo de su madre en el ático, rodeada de sus pertenencias. Luego se sentó ante su escritorio y le escribió una carta a su pastor, que especificaba: "Mi madre está en el ático.
13/23
Era demasiado pesada para moverla". En la carta, List también afirmó que había rezado sobre el cadáver. Luego, List se duchó, se cambió e hizo su maleta. List escapó sin que nadie se diera cuenta, dejando la carta para el pastor sobre su escritorio y acomodando todo en la casa. Inclusive apagó el gas y todas las luces. Ya había avisado al lechero, al cartero y al repartidor de periódicos para que dejaran de asistir a su domicilio.
14/23
Después se marchó en su Chevrolet Impala. Diez meses después de los asesinatos, la casa de los List fue destruida por un incendio. Pasaron así dieciocho años. El 12 de abril de 1990, John List fue juzgado en una corte de Nueva Jersey por cinco cargos de asesinato en primer grado. El 1 de mayo, fue condenado a cinco períodos consecutivos de cadena perpetua.
15/23
Andras Pándy fue detenido en octubre de 1997 en EEUU acusado de asesinar a sus dos esposas (Ilona Sores y Edith Fintor), a dos de sus hijos naturales (Dániel y Zoltán) y a dos de sus hijas adoptivas (Tünde y Andrea), así como de violación contra sus hijas.
16/23
El 22 de Diciembre de 1987 se dirigió a la casa donde vivía su hijo mayor, en Dover (Arkansas) y una vez que llegó allí mató con una pistola del calibre 22 a su hijo Gene, a Rebecca -la mujer de éste- y a su nieta Barbara, de tan sólo 3 años. Después de matarlos los cargó en su furgoneta y se llevó los cadáveres para tirarlos en la fosa séptica de su casa. Esperó al resto de sus hijos, cuando llegaron les dijo que tenía listos los regalos de Navidad. Les dijo que se fuesen a sus habitaciones y que los iría llamando para entregárselos.Primero llamó a su hija Loretta, a quien hizo salir al patio donde la estranguló, para luego sumergirla en un barril lleno de agua. Después repitió el proceso con los otros tres hijos que estaban en casa, Eduard, Marianne, y Rebecca.
17/23
Joseph Kallinger era un estafador. Tuvo siete hijos con dos mujeres diferentes. En 1972, cuando Joey tenía 12 años, con su hermano Michael de 9 y su hermana Mary Jo, de 13, lo denunciaron por abuso severo. Luego, Joey admitió que había mentido. Kallinger discutió con sus dos hijos y los mató en mayo de 1974. Fue a juicio en el que fue condenado a cadena perpetua.
18/23
Kim Camm y sus dos hijos, Jill, de 5 y Brad de 7 años, fueron asesinados a tiros en su casa en New Albany, Indiana. Habían llegado justo a partir de una clase de natación. La mujer recibió disparos en la cabeza, el niño en el pecho. David Camm, dijo que los encontró sin vida cuando regresó de un partido de baloncesto con sus amigos. Fue acusado de homicidio premeditado. Se comprobó que la niña fue abusada sexualmente antes de morir.
19/23
Christian Longo se casó con Mary Jane Baker en 1993. Para el 2000 ya tenían tres hijos, un varón y dos niñas. Longo fue capturado y condenado por falsificación de cheques entró en franca decadencia. El 19 de diciembre de 2001, el cuerpo del niño, Zacarías, fue sacado del agua de una bahía. Luego encontraron a Sadie Ann y una semana más tarde aMaryJane y el bebé. Ambos habían sido estrangulados y arrojados al agua.
20/23
John Battaglia quería vengarse de su esposa. Él había abusado de ella durante años. Ella finalmente lo había dejado. Él había supervisado las visitas con sus dos hijas, María Fe de 9 años, y Libertad de 6. En mayo de 2001, las chicas estaban con su padre para la cena. Unas dos horas después, la madre de las chicas, Mary Jean Pearle, se enteró de que Battaglia lo necesitaba con urgencia. Ella llamó a su apartamento, y él puso a María Fe en la línea. La niña le preguntó por qué su madre estaba tratando de poner a su padre en la cárcel (por un incidente de acoso). Justo en ese momento, Mary Faith gritó: "¡No, papá, no lo hagas!" Pearle escucharon varios disparos. Los dos niños murieron por varias heridas de bala. Su defensa fue el trastorno bipolar, pero fue declarado culpable y condenado a muerte.
21/23
Jerry Jones, de 31 años, presuntamente mató a tiros a tres miembros de su ex familia política, estranguló a su hija menor y huyó con las niñas en una camioneta, en enero del 2004. Dos de las niñas son hijas suyas y la otra, su hijastra. Tras los homicidios, Jones llamó a su ex esposa, Melissa Peeler, la madre de las tres niñas desaparecidas y de la menor asesinada, y le dijo que si acudía a las autoridades "comenzaría a matar a las niñas una por una". Tom y Nola Blaylock, y su hermana, también fueron hallados muertos. Jones permanece fugitivo.
22/23
En 2003 Shafilea Hamed (17) fue asesinada y su cuerpo fue abandonado en la ribera del río Kent, en el condado de Cumbria, al norte de Inglaterra. Pero lo más cruel, violento y terrible del crimen, es que habría sido perpetrado por sus propios padres, Iftikhar Ahmed (52) y Farzana Ahmed, (49). Iftikhar Ahmed y Farzana Ahmed fueron acusados de asfixiar con una bolsa de plástico a la joven de 17 años. La pareja fue condenada a 25 años en prisión.
23/23
Los padres de la pequeña Ashley –la niña de dos años que murió en Piedras Negras a causa de los golpes que recibió, se acusaron mutuamente del asesinato, diciéndose: “Tú la mataste”. Johana Martínez Jaques, madre de la menor, dijo a Zócalo Saltillo que fue Michel Ángel Cruz Rodríguez, su esposo, quien arremetió contra la pequeña “porque estaba chiflada. La niña había sido golpeada en repetidas ocasiones, que incluso, le deformaban el cráneo con hundimientos; le faltaba la uña del dedo pulgar de la mano izquierda y tenía una quemadura de segundo grado en la pierna izquierda. Aún esperan juicio.
Contáctanos