Desde el aire: la ciudad más castigada por las bombas

El barrio de Ghouta, en Damasco, ha sido blanco de ataques que dejaron cientos de muertos.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Vista desde un dron: así quedó Ghuta tras bombardeos

    Las fuerzas sirias recuperaron el área de Damasco que estaba controlada por los rebeldes. (Publicado lunes 2 de abril de 2018)

    El proceso de evacuación de combatientes y civiles de Duma, el último reducto rebelde de Ghouta Oriental, en las afueras de Damasco, comenzó el lunes, según medios oficiales, en aplicación del acuerdo alcanzado entre Rusia y la facción el Ejército del Islam, que sigue sin confirmar este pacto.

    La televisión oficial siria señaló que al menos doce autobuses con 629 miembros del Ejército del Islam y sus familiares han salido hasta el momento de Duma por el corredor del campo de refugiados palestinos de Al Wafidín, que conecta esta urbe con las partes en poder de las autoridades sirias.

    Los vehículos se han estacionado en el punto de concentración establecido en la carretera de Harasta a la espera de que se les unan más autobuses con evacuados para partir hacia la población de Yarablus, en el norte de Siria.

    Los combatientes se han mantenido en contra de las fuerzas gubernamentales durante 7 años de guerra.

    La ciudad fue uno de los centros del levantamiento contra el gobierno del presidente Bashar Assad en 2011, que obtuvo una respuesta brutal de las fuerzas de seguridad, lo que desató la guerra civil en curso.

    Unos 1,300 combatientes, activistas y civiles se inscribieron para abandonar la ciudad, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña.

    Faylaq al-Rahman no tenía una presencia significativa en Douma, en la región de Ghouta Oriental, en las afueras de Damasco. De hecho, tuvieron que avanzar hacia la cuidad debido a una reciente ofensiva gubernamental que rompió las líneas rebeldes y dividió Ghouta Oriental en tres partes, dijo el activista de medios local Ahmad Khansour.

    Los combatientes en Douma estaban siguiendo a sus compañeros de Faylaq al-Rahman atrapados en otras dos zonas de Ghouta, que se mudaron al norte de Siria la semana pasada.

    Las fuerzas del gobierno extendieron su control sobre esas áreas en el curso de una ofensiva de cinco semanas que mató al menos a 1,600 civiles y desplazó a decenas de miles más, según el Observatorio.

    Rebeldes, activistas y miles de civiles aceptaron irse en lugar de someterse a la autoridad del gobierno y evacuar en autobuses.

    Douma permanece bajo el control del grupo rebelde Ejército del Islam. Los activistas locales dicen que más de 100,000 civiles están atrapados dentro de la ciudad, que sufrió daños catastróficos durante el asalto del gobierno.