Tiananmen: se cumplen 30 años de la masacre

La feroz represión militar silenció las protestas a favor de la democracia en la capital china.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    A 30 años de la masacre en la plaza Tiananmen

    Miles en China recuerdan a los muertos en las protestas mientras el gobierno aún no reconoce el sangriento desenlace. (Publicado lunes 3 de junio de 2019)

    El gobierno de China se enfrenta este martes a uno de los aniversarios más dolorosos de su historia -el trigésimo desde la matanza de Tiananmen- rehuyendo responsabilidades, negando la evidencia y criminalizando a las víctimas de la represión que puso fin a las manifestaciones estudiantiles.

    "Aunque puede que (un periodo de 30 años) sea solo un abrir y cerrar de ojos en el gran río de la historia, puede ser una eternidad en la vida de una persona.

    Durante 30 años, el polvo se ha elevado y caído, la luna ha crecido y decrecido, pero nada ha mitigado el trauma y el dolor en nuestro interior", reivindican las Madres de Tiananmen, un grupo de 155 familiares de víctimas de la masacre que se han atrevido a hablar públicamente.

    "Se nos han secado las lágrimas, se nos han agotado las fuerzas y nuestros corazones están hechos añicos", aseguran en un comunicado emitido recientemente en el que conminan al Estado, por enésima vez, a que haga justicia.

    Sin embargo, la única respuesta de Pekín ha sido más represión: cada vez que se acerca una fecha sensible, como este 4 de junio, el Gobierno chino se asegura de amordazarlas con vigilancia extra, como si la segunda potencia mundial estuviera aterrada de lo que pudieran tramar un grupo de sexagenarias.

    Su voz no se puede escuchar en la censurada prensa estatal, y el chino medio no puede acceder a las noticias que la prensa extranjera escribe sobre ellas, ya que internet está sometido a un fuerte bloqueo en China.

    Referencias a "Tiananmen" o al "4 de junio" son impensables en boca de un funcionario chino, por ejemplo.

    "Sobre esa agitación política de finales de los 80 -señaló hoy el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China Geng Shuang-, el Gobierno chino llegó a una conclusión hace tiempo: el enorme éxito económico que hemos logrado muestra que el camino de desarrollo que elegimos es el correcto".

    Un día antes, el ministro chino de Defensa, Wei Fanghe, manifestó la misma posición durante su participación en un foro en Singapur.

    Aunque las 'Madres' suman 155 familiares, la cifra de muertos fue superior, sin contar otro tipo de víctimas, como tullidos, huérfanos o exiliados. El número total sigue sin conocerse.

    Distintas fuentes hablan de varios centenares y de hasta varios miles en una matanza que, a pesar de haberse popularizado como "la de Tiananmen", se produjo en numerosos distritos de la capital china.

    "Nadie sabe el número exacto porque, treinta años después, las autoridades chinas siguen haciendo todo lo que pueden para impedir que la gente pregunte sobre ese día o incluso hable de ello", afirman desde la ONG defensora de los derechos humanos Amnistía Internacional.

    "La aceptación interesada de la comunidad internacional del 'acuerdo' del liderazgo chino tras el 4 de junio -reforma económica sin reforma política- y la incapacidad para hacer que el liderazgo chino rinda cuentas por el asesinato de su propio pueblo han contribuido tristemente al pisoteo de Derechos Humanos en China que acontece hoy día", lamenta la directora ejecutiva de la organización Human Rights in China, Sharon Hom.

    Las Madres de Tiananmen son la prueba, y continúan apenadas por el hecho de que la justicia y la memoria hayan sido sepultadas por el dinero.

    "Durante años, muchas calles y callejones de Pekín -recuerdan- estuvieron agujereados por las balas y teñidos de sangre.

    Treinta años después, cuando las pruebas criminales han sido tapadas por la fachada de la 'prosperidad', hecha de grandes edificios y pasos elevados, los hechos de la masacre están grabados en la historia".

    Y concluyen: "Nadie lo puede borrar; ningún poder, por muy poderoso que sea, puede alterarlo; y no hay palabras o lenguas, por listas que sean, que puedan negarlo".