Macabro hallazgo: 8 bebés muertos en una casa

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    La Policía alemana desveló el hallazgo de los cadáveres de al menos ocho bebés en una vivienda de la pequeña localidad bávara de Wallenfels.

    La nueva inquilina de la casa alertó a los servicios de emergencias de que había encontrado el cuerpo de un bebé. Al requisar la vivienda las autoridades hallaron 7 más. 

    Medios locales indican que la nueva inquilina hizo caso a un rumor, para más detalles del mismo y lo que se sabe de la anterior residente mira las fotos que encabezan esta noticia o haz clic aquí.

    El alcalde de Wallenfels, Jens Korn, resumió el "desconcierto" de todos los vecinos de la localidad, de luto "ante unos niños a los que no se permitió vivir", según declaraciones recogidas por los medios locales.

    El caso de Wallenfelds sigue a otros crímenes similares ocurridos en Alemania, que recordó el más grave, descubierto en 2005 en el estado de Brandeburgo (este del país) y protagonizado por Sabine H., quien en la década de 1990 había asesinado a nueve de sus trece hijos al nacer y ocultado sus cadáveres en distintos maceteros.

    El caso de Sabine H., que fue condenada a quince años de prisión, conmocionó a la opinión pública alemana, pues los hechos no habían llamado la atención ni de familiares ni de vecinos.

    Según la Fiscalía, la infanticida procedió siempre del mismo modo: se emborrachaba al ponerse de parto, daba a luz en secreto, envolvía a los bebés en toallas y, tras asegurarse de que estaban muertos, los metía en bolsas de plástico y los enterraba en los maceteros del balcón, donde cultivaba tomates y hierbas.