Hallan más restos al buscar a estudiantes

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Consejos para conservar energía y ahorrar dinero este verano
    EFE

    MÉXICO—Autoridades mexicanas localizaron restos humanos en una nueva área del estado sureño de Guerrero y han comenzado a realizar pruebas para determinar si corresponden a alguno de los 43 estudiantes de magisterio que se encuentran desaparecidos desde hace más de un mes, dijo el lunes un funcionario federal.

    Las autoridades dieron con un lugar en la municipalidad de Cocula por declaraciones de cuatro detenidos que fueron realizadas el lunes más temprano, dijo a The Associated Press el funcionario, quien habló bajo condición de anonimato por no estar autorizado a hacer declaraciones a la prensa. Cocula es un poblado ubicado a 17 kilómetros (10 millas) del lugar donde fueron vistos por última vez.

    El procurador general de justicia, Jesús Murillo Karam, confirmó a la prensa la detención de los cuatro presuntos miembros de los Guerreros Unidos, pero no hizo mención alguna acerca de la localización de más restos humanos.

    Murillo Karam dijo que dos de los detenidos dijeron a las autoridades haber recibido a "un amplio grupo de personas" alrededor del 26 de septiembre, la fecha cuando desaparecieron, y añadió que fuerzas federales laboran para corroborar la versión que han ofrecido.

    "Un grupo especializado de peritos de la Procuraduría y del grupo de expertos argentinos buscan evidencias para corroborar el dicho de los detenidos", dijo Murillo Karam, funcionario encargado de la investigación penal en México. En las indagaciones participa, a petición de los familiares de los estudiantes, el Equipo Argentino de Antropología Forense.

    El procurador no aceptó preguntas de los periodistas en una rueda de prensa y sólo dijo que con estas nuevas detenciones se tiene a personas que habrían participado directamente en la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa en Iguala, una municipalidad vecina a Cocula ubicada a más de 200 kilómetros al suroeste de la ciudad de México.

    Desaparecieron hace más de un mes

    Los estudiantes desaparecieron la noche del 26 de septiembre cuando fueron atacados por la policía en la ciudad de Iguala, a unos 130 kilómetros al sur de Ciudad de México. El ataque cobró la vida de seis personas y la detención de los 43 alumnos, cuyo paradero se desconoce desde entonces.

    La Procuraduría ha dicho que los policías entregaron a los estudiantes a miembros de Guerreros Unidos, un grupo criminal, presuntamente por órdenes del alcalde de Iguala, José Luis Abarca, que supuestamente intentaba evitar que interrumpieran un discurso que ofrecía su esposa en esos momentos. Desde entonces, la pareja se encuentra a la fuga junto con el jefe de la policía. Los estudiantes habían ido a Iguala a recaudar dinero.

    Por el caso han sido detenidas 56 personas, en su mayoría policías municipales de Iguala y Cocula así como el líder principal de Guerreros Unidos, un grupo del narcotráfico surgido a raíz de divisiones internas al interior del cartel de las drogas de los hermanos Beltrán Leyva en 2010.

    Once fosas clandestinas

    El funcionario federal que reveló el hallazgo de los restos en Cocula dijo no tener detalles sobre la cantidad de cadáveres encontrados y sólo añadió que se realizan pruebas periciales para determinar si corresponden a los jóvenes desaparecidos, o no.

    Hasta ahora, la Procuraduría había localizado en otras zonas de Iguala 11 fosas comunes, dentro de las cuales se hallaron 38 cadáveres. Hasta ahora no se ha determinado que correspondan a algunos de los estudiantes, aunque aún se está a la espera de los resultados de un análisis realizado por el equipo de antropólogos forenses argentinos.

    El caso ha sacudido al país y atraído críticas internacionales, además de protestas dentro y fuera del país por el vínculo de autoridades con narcotraficantes.

    Tras la crisis provocada y en medio de críticas por el manejo de la situación, el gobernador de Guerrero, Angel Aguirre, se separó del cargo la semana pasada y en su lugar fue nombrado como mandatario estatal sustituto el sociólogo y académico Rogelio Ortega.

    El presidente Enrique Peña Nieto se reunió este lunes en la capital con el gobernador sustituto y al término del encuentro privado dijo a la prensa que los miembros de su gabinete de seguridad viajarán el martes a Guerrero para analizar un plan en materia de seguridad.