Sepultan en El Salvador los restos de padre e hija ahogados en la frontera

Intentaban cruzar a EEUU y la imagen de sus trágicas muertes ha consternado al mundo entero.

Los cuerpos de los salvadoreños Óscar Martínez y su hija Valeria, ahogados el pasado 23 de junio en el río Bravo tras intentar llegar al territorio de Estados Unidos, fueron sepultados este lunes en San Salvador en una ceremonia privada.

Los féretros fueron llevados de las instalaciones de una funeraria municipal al cementerio público La Bermeja, con el que comparte terreno, en un vehículo y sin que se permitiera el acceso a la prensa a ninguno de los dos sitios.

La funeraria y el cementerio eran custodiados por miembros del Cuerpo de Agentes Metropolitanos de San Salvador.

Decenas de vecinos y amigos de la localidad de San Martín (centro), sitio del que eran originarias las víctimas, llegaron en autobuses para acompañar a la familia en el entierro.

La ceremonia de inhumación de Óscar y Valeria, cuya tragedia ha consternado a la comunidad internacional tras la divulgación de una fotografía en la que se ven flotando en las aguas del río Bravo del lado mexicano, comenzó pasadas las 10.00 hora local (16.00 GMT).

El alcalde de San Martín, Victor Manuel Rivera, confirmó a la prensa la inhumación de los restos y relató que la esposa de Óscar y madre de Valeria, Tania Vanessa Ávalos, agradeció "a las personas que les han dado el apoyo".

Los restos de padre e hija llegaron la mañana de este sábado a El Salvador por carretera, después de partir el jueves del municipio de Matamoros, en el nororiental estado mexicano de Tamaulipas, junto con Ávalos.

Los restos de los migrantes ingresaron por la frontera con Guatemala, conocida como La Hachadura, pasadas las 08:00 a.m. hora local en dos vehículos de una funeraria.

Los cuerpos fueron trasladados hacia San Salvador por carretera y se esperaba que llegaran al sitio en el que se realizarán las exequias y la inhumación cerca de las 11:00 hora local tras recorrer más de 74 millas.

El pasado 28 de junio llegó al país centroamericano Tania Vanessa Ávalos, esposa de Óscar y madre de la niña de menos de dos años de edad, para esperar el arribo de los cuerpos de sus familiares desde México.

Ávalos, quien recibió permiso de regresar a su país natal para velar a sus familiares sin riesgo de perder su visa humanitaria, salió el jueves desde el municipio de Matamoros, en el nororiental estado de Tamaulipas, junto a los cuerpos de su esposo Óscar y Valeria rumbo a la ciudad de Monterrey, en Nuevo León.

La joven madre, que logró ser rescatada de las aguas del río que divide a México de Estados Unidos, llegó acompañada del cónsul salvadoreño en Monterrey, Rafael Rosales.

Por su parte, Enrique Maciel, quien es delegado regional del Instituto Tamaulipeco para los Inmigrantes dijo que “el cónsul se está haciendo cargo de los gastos al 100% del traslado y la puesta de disposición de los cuerpos.”

Las autoridades salvadoreñas explicaron que los fallecidos se trasladaron vía terrestre hacia El Salvador porque "es un procedimiento mucho más rápido y muchos más directo", y permite tener un mayor "cuidado de los cuerpos".

En los últimos días, la imagen de la trágica muerte del padre y la hija acaparó la atención internacional al reflejar la desesperación de los migrantes centroamericanos que buscan asilo en Estados Unidos.

La estremecedora instantánea muestra los cuerpos de Óscar y su hija Valeria que yacen boca abajo a la orilla del río del lado mexicano.

En el último mes, la crisis migratoria que se vive en las dos fronteras mexicanas se ha agudizado luego de que Estados Unidos diese al país un ultimátum para acabar con el flujo migratorio.

Las autoridades de El Salvador sostienen que entre las razones que motivan la migración irregular se encuentran la búsqueda de mejores condiciones de vida, la reunificación familiar y la violencia de las pandillas.

Contáctanos