pena de muerte

Hermana de condenada a muerte siente miedo a medida que se acerca día de ejecución

Melissa Lucio fue condenada en 2008 a pena de muerte luego de que fuera hallada culpable en el Condado Cameron por el fallecimiento de su hija Mariah, de dos años.

Telemundo

"Triste y con miedo", así se siente Sonia Valencia al saber que en alrededor de 80 días su hermana, Melissa Lucio, debe ser ejecutada en Texas por un crimen cometido en 2008 en el Condado Cameron. Tanto familiares como amigos de la mujer luchan contra el reloj para lograr que su pena sea conmutada antes de que le apliquen la inyección letal como está pautado que suceda el próximo 27 de abril de 2022.

"Ella no merece esto. Ella es inocente. Pedimos por favor que la dejen libre" afirmó Sonia, quien se emociona al hablar del caso de su hermana. "Es un error lo que hicieron", puntualizó.

El grupo que busca la liberación de Lucio aprovechó la visita del gobernador Greg Abbott a Harlingen para acercarse hasta el lugar donde se encuentra el veterano político para dejarle saber su deseo y que vea el documental The State of Texas vs. Melissa Lucio, donde se expone lo que ellos han venido reclamando.

"Hay bastantes dudas en ese documental. Ella debe estar libre. Lo que le pedimos (es que) hay bastantes errores que pasaron en la corte", agregó a Telemundo 40 la hermana de Lucio.

Este no es el primer intento que hacen los familiares de Lucio para que se conmute la sentencia de Melissa. Como explicó Sonia, han escrito cartas y correos electrónicos pero nadie los contesta.

Mientras tanto, Melissa Lucio sigue en prisión. Ella fue condenada en 2008 a pena de muerte luego de que fuera hallada culpable por el fallecimiento de su hija Mariah, de dos años. La niña perdió la vida dos días después de caer por las escaleras de su casa.

El pasado lunes 7 de febrero de 2022 el grupo visitó la Oficina del Fiscal del Condado Cameron donde le entregaron las 30,000 firmas recaudadas por la organización “Death Penalty Action” y para pedirle al fiscal Luis Sáenz que viera un documental que se hizo sobre el caso de Melissa.

"Cualquiera que simplemente vea esta película reconocerá que esto nunca debería haber sido un caso de pena de muerte", dijo en aquel entonces Abraham J. Bonowitz, director ejecutivo de Death Penalty Action. Además, quien vea el film, reconocerá que "no hay evidencia de abuso", por lo que no debía haber sido condenada a morir, añadió el hombre.

Sin embargo, el fiscal del Condado Cameron, donde Melissa fue enjuiciada, señaló que “ha llegado el momento para cumplir con la sentencia legalmente impuesta por el jurado y para obtener justicia por Mariah de dos años”.

Contáctanos