Inmigración

Inmigración

Obviarían leyes ambientales para completar muro fronterizo

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Encuentran muerta a mujer semidesnuda
    TELEMUNDO 40

    El Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) informó el martes que anulará las leyes ambientales para que pueda construir entradas entre las secciones de barreras fronterizas en el Valle del Río Grande en el sur de Texas.

    La exención publicada en línea enumera 11 ubicaciones donde el gobierno planea instalar entradas en las cercas existentes. DHS ha emitido en los últimos meses exenciones similares a las leyes ambientales para proyectos en otros lugares en la frontera suroeste de Estados Unidos.

    El gobierno de los Estados Unidos ya tiene alrededor de 700 millas de cercas en la frontera suroeste. En el extremo sur de Texas, los segmentos de la valla fronteriza se detienen y comienzan a lo largo del dique construido junto al Río Grande, el río que separa a los Estados Unidos y México.

    Muchas partes de la cerca se construyen a una distancia significativa del río, en algunos casos atravesando por propiedades privadas.

    Las entradas propuestas sellarían algunas de esas brechas. La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) suele otorgar a los residentes afectados acceso a las puertas para que puedan llegar al otro lado de su tierra.

    El gobierno también planea por separado comenzar a construir nuevas barreras para cumplir con la promesa de campaña del presidente Donald Trump de construir un muro fronterizo. A principios de este año, el Congreso aprobó $ 1.6 mil millones para nuevos gastos en el muro fronterizo, que incluían fondos para 33 millas de construcción en el Valle del Río Grande.

    Entre la crisis y el sueño: La valla fronteriza

    Entre la crisis y el sueño: La valla fronteriza
    Una residente de Texas narra su odisea de cómo la valla divide su propiedad, sin que al gobierno federal le haya importado que es territorio americano.
    (Publicado sábado 21 de enero de 2017)

    Parte de la construcción planeada atravesaría el Centro Nacional de Mariposas y otras áreas ambientalmente sensibles. También puede dejar a algunos residentes de la ciudad fronteriza en el llamado "lado mexicano", que todavía está en tierra estadounidense pero aislada por un muro.

    El Valle de Texas es el corredor más transitado por los cruces fronterizos ilegales, y los funcionarios del gobierno de los Estados Unidos dicen que está dirigido por traficantes de personas y de drogas.

    En la exención, el secretario del DHS, Kirstjen Nielsen, escribe que existe “una necesidad aguda e inmediata de construir barreras físicas y caminos” a lo largo de la frontera. Nielsen renunció a las regulaciones según la Ley de Especies en Peligro de Extinción, la Ley de Agua Limpia y otras dos docenas de leyes.

    Un ex funcionario de CBP dijo en marzo que la agencia quería comenzar a instalar las vallas en octubre. CBP se negó el martes a confirmar que aún es el plan de la agencia.