Madre pide $60 millones a EEUU por muerte de niña migrante

La madre presentó un reclamo en contra del Gobierno por supuesta negligencia.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Madre pide $60 millones a EEUU por muerte de niña migrante
    TELEMUNDO
    Mariee llegó en marzo con su madre, Yazmín Juárez, al centro de detención en Dilley, Texas, y falleció unas seis semanas después de ser liberada.

    HOUSTON - La madre de una niña que murió semanas después de haber sido liberada del centro de detención familiar más grande del país presentó un reclamo legal solicitando $60 millones del gobierno de Estados Unidos por la muerte de la menor.

    Los abogados de Yazmín Juárez sometieron la queja contra múltiples agencias este martes. La hija de 21 meses de Juárez, Mariee, murió en mayo.

    Según los abogados de Juárez, Mariee contrajo una enfermedad respiratoria mientras ella y su madre estaban detenidas en el Centro Residencial Familiar del Sur de Texas en Dilley, Texas. Acusaron a la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE, por su siglas en inglés) de liberar a ambas mientras Mariee todavía estaba enferma.

    La niña murió seis semanas después en Filadelfia.

    Arnold & Porter, bufete de abogados con sede en Washington, dijo que presentará una demanda si el gobierno no resuelve su reclamo. R. Stanton Jones, un abogado de la firma, dijo que el gobierno tiene seis meses para responder antes de que la firma pueda presentar una demanda.

    "Habiendo tomado la decisión de encarcelar a niños pequeños, el gobierno de los Estados Unidos es responsable de proporcionar condiciones de vida seguras, sanitarias y apropiadas", dijo Jones.

    ICE y otras agencias enumeradas en la queja dijeron que no harían comentarios sobre los litigios pendientes.

    Jones también presentó un reclamo por $40 millones contra la ciudad de Eloy, Arizona, que operó oficialmente el centro de detención de Dilley en virtud de un acuerdo de "transferencia" con ICE y la empresa privada de cárceles CoreCivic. ICE y CoreCivic reemplazaron su acuerdo con Eloy en septiembre con un acuerdo hecho con la ciudad de Dilley.

    Activistas se han quejado durante mucho tiempo de que la atención médica en Dilley es deficiente y que las detenciones dañan la salud mental de las familias. ICE ha defendido la atención que brinda en Dilley, diciendo que los detenidos tienen acceso a profesionales médicos.

    "ICE se toma muy en serio la salud, la seguridad y el bienestar de las personas que cuidamos", dijo la portavoz Jennifer Elzea en un comunicado.

    Dilley ahora está siendo utilizada para detener a madres e hijos, algunos de los cuales se reunieron en detención después de haber sido separados este año bajo la política de la administración del presidente Donald Trump.