Washington DC

Otorgarán libertad sin condiciones a John Hinckley Jr., quien intentó asesinar a Reagan

Hinckley tenía 25 años cuando disparó e hirió al entonces primer mandatario Ronald Reagan afuera de un hotel en Washington en marzo de 1981.

Un juez le concederá la libertad sin la condición de supervisión a John Hinckley Jr., el hombre que intentó asesinar al presidente Ronald Reagan en 1981, luego de que se llegara a un acuerdo, informaron sus abogados. 

Hinckley, de 66 años, se mudó a Williamsburg, Virginia, tras ser liberado bajo condiciones estrictas en el 2016 de un hospital de Washington. Las restricciones impuestas por una corte incluían doctores y terapistas que supervisaban su medicación psiquiátrica y decidían qué tan seguido debía asistir a sesiones de terapia individuales y grupales. Otras limitaciones indicaban que Hickley no podía poseer un arma, contactar a los hijos de Reagan, a otras víctimas, sus familias o a la actriz Jodie Foster, con quien Hickley estaba obsesionado en el momento del tiroteo en marzo de 1981. 

El abogado de Hinckley, Barry Levine, dijo el mes pasado que él debía recibir lo que llama “libertad incondicional” porque ya no representa una amenaza para el público. Una “evaluación de riesgo de violencia” realizada en 2020 en nombre del Departamento de Salud del Comportamiento de Washington indicó que Hinckley ya no suponía un peligro. 

En unos documentos presentados en corte en mayo, el gobierno de Estados Unidos se había opuesto a poner fin a las restricciones de Hickley y retuvo a un experto para examinar a Hinckley y determinar “si representaba una amenaza para él u otros si era liberado sin condiciones”. 

Un juez federal aceptó este lunes un acuerdo, alcanzado por los fiscales y los abogados de Hinckley, que permite su libertad sin condiciones a partir de junio de 2022.

Hinckley tenía 25 años cuando disparó e hirió al primer mandatario afuera de un hotel en Washington. La balacera paralizó a James Brady, el secretario de prensa de Reagan, quien falleció en el 2014. El agente del Servicio Secreto Timothy McCarthy, y el oficial de la Policía de Washington, Thomas Delahanty, también resultaron heridos.

Hinckley estaba pasando por un episodio de psicosis aguda. Los miembros del jurado lo hallaron no culpable por razones de demencia, e indicaron que lo que necesitaba era tratamiento y no una vida en confinamiento. 

Los abogados de Hinckley dijeron que estaba “consumido por una enfermedad mental en ese momento” pero que ha recibido “tratamiento de salud mental de primera” y se ha beneficiado del apoyo de sus familiares y profesionales de salud. 

Esta es una historia en desarrollo. En nuestros Noticieros Telemundo 44 a las 5p, 6p y 11p tendremos las últimas actualizaciones.

Contáctanos