Coronavirus en EEUU

Análisis: hay protestas en todas las ciudades de EEUU con más casos de COVID-19

Muchas de las protestas estallaron en sitios donde el virus aún circula ampliamente entre la población.

Telemundo

WASHINGTON - El coronavirus no da tregua en Estados Unidos, en medio de un clima de tensión a nivel nacional por las multitudinarias protestas que, según expertos, podrían dar paso a una segundo ola de COVID-19 en el país.

Con un comportamiento desigual por estados, la pandemia sigue avanzando y cobrando vidas en EEUU. Según el recuento de NBC News este miércoles, en el país hay 1,836,845 casos confirmados, de los cuales 106,742 personas fallecieron.

El estado de Nueva York se mantiene como el gran epicentro de la pandemia en EEUU con 381,534 casos confirmados y 30,825 fallecidos.

Otros de los estados más afectados en el país son Nueva Jersey (161,545 contagios, 11,770 muertes), Massachusetts (101,163 infectados, 7,085 muertes), Illinois (122,848 contagios, 5,525 muertes), y Michigan (57,731 infectados y 5,553 muertes).

LAS PROTESTAS Y EL COVID-19

A medida que los manifestantes ocupaban las avenidas a lo largo y ancho de EEUU para condenar la muerte de George Floyd, los expertos de salud pública observaban alarmados la proximidad de los participantes y, en muchos casos, la falta del uso de mascarillas, lo que aunado al uso de gases lacrimógenos por parte de la policía, podría provocar nuevas transmisiones de coronavirus.

Muchas de las protestas estallaron en sitios donde el virus aún circula ampliamente entre la población.

De hecho, un análisis de The Associated Press reveló que las manifestaciones han ocurrido en cada una de las 25 comunidades con las mayores concentraciones de casos nuevos en EEUU.

Las multitudinarias protestas en varios estados podrían desencadenar nuevos brotes del COVID-19 en el país.

Algunas de ellas han registrado protestas de gran tamaño durante varios días, incluidas las ciudades de Minneapolis, St. Paul, Chicago, Washington D.C. y Los Angeles.

Las protestas han ocurrido justo en momentos en que comunidades de toda la nación redujeron las restricciones a negocios y a la vida pública que fueron implementadas para frenar la propagación del virus, incrementando la preocupación de que los dos factores en conjunto puedan resultar en un repunte de casos a nivel nacional.

“Como nación, tenemos que estar preocupados de un repunte”, advirtió la alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, el domingo después de días de protestas que sacudieron a la capital estadounidense. El gobernador de Nueva York Andrew Cuomo lamentó las multitudes, diciendo que cientos podrían haberse contagiado, echando a perder meses de distanciamiento social.

Tenía 46 años y su muerte a manos de la policía en Minneapolis desató una ola de protestas en EEUU.

Un nuevo brote en los sitios donde los manifestantes se congregaron podría conducir a un restablecimiento de las medidas de confinamiento.

El análisis de la AP se centró en grandes condados urbanos, dentro de áreas metropolitanas con más de 1 millón de habitantes, que registraron las mayores tasas de casos nuevos per cápita en los últimos 14 días.

Si bien las cifras de casos y muertes han disminuido en varias ciudades donde se han registrado grandes protestas, el número de personas contagiadas con el virus en esos lugares, y con la capacidad de propagarlo, sigue siento alto. Y en algunas de las comunidades, como Minneapolis, la cantidad de personas hospitalizadas con COVID-19 ha ido en aumento.

Conoce lo último que están haciendo los países.

Floyd falleció el 25 de mayo luego de que un agente de la policía de Minneapolis lo inmovilizó colocándole la rodilla sobre el cuello durante varios minutos, incluso cuando el afroestadounidense dijo que no podía respirar. Minneapolis ha sido el epicentro de las protestas, que han cruzado el río Mississippi hasta la vecina ciudad de St. Paul.

Los condados de Ramsey y Hennepin, donde se ubican Minneapolis y St. Paul, ocuparon el 7mo y 8vo sitio en la lista de mayor número de casos nuevos per cápita en el análisis de la AP. Cada uno ha registrado más de 250 contagios por cada 100,000 habitantes en las últimas dos semanas, ambos reportando casi 2,000 nuevas infecciones en la última semana.

Los expertos señalaron que otros factores relacionados con las protestas podrían acelerar la propagación del virus. Por ejemplo, el gas lacrimógeno puede causar que la gente tosa y estornude, al igual que el humo de los incendios provocados. Ambos también pueden hacer que la gente se quite las mascarillas.

Contáctanos