DISTURBIOS EN EL CAPITOLIO

Asalto al Capitolio federal: arrestan a acusado de irrumpir en oficina de Nancy Pelosi

La policía del Capitolio de EEUU, que ha sido criticada por su respuesta a la irrupción del miércoles, anunció que está investigando el incidente.

Telemundo

WASHINGTON DC - La cifra de muertos tras los disturbios perpetrados por seguidores del presidente Donald Trump el miércoles en el Capitolio federal ascendió a cinco, con el fallecimiento de un policía, mientras que ya son más de 60 los detenidos en torno al violento incidente.

El asalto al edificio del Capitolio ocurrió luego de un evento encabezado por Trump frente a la Casa Blanca en el que incitó a sus seguidores a dirigirse hacia el Capitolio y presionar a los legisladores para evitar la ratificación de los resultados electorales de las elecciones de noviembre.

Fueron momentos de alta tensión e incertidumbre, con una ocupación ilegal que se extendió por casi cuatro horas. Entre los fallecidos estaban una mujer identificada como Ashli Babbitt y oriunda de California, quien recibió un disparo de la Policía del Capitolio mientras la multitud intentaba ingresar al edificio, así como un oficial de la policía del Capitolio (USCP, por sus siglas en inglés), que murió a consecuencia de las heridas sufridas durante las manifestaciones violentas. Otra mujer y dos hombres fallecieron tras sufrir emergencias médicas.

La mayoría de los detenidos enfrentan cargos por saltarse el toque de queda y de allanamiento. Esta cifra no incluye a un arrestado por la Policía de Parques por presuntamente portar armas, ni los 14 arrestos de la Policía del Capitolio por atacar a agentes, allanamiento y posesión de armamento.

Las autoridades federales informaron este viernes que Richard Barnett, el hombre que fue fotografiado sentado en la oficina de la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, fue arrestado en el estado de Arkansas y acusado de ingreso violento, robo de propiedad y pública y de permanecer ilegalmente en áreas restringidas. La imagen se hizo viral.

inside capitol
GETTY IMAGES
Richard Barnett, el hombre que fue fotografiado sentado en la oficina de la presidenta de la Cámara de representantes Nancy Pelosi, fue arrestado en el estado de Arkansas.

NBC News reportó que una computadora portátil había sido robada de la oficina de Pelosi durante el asalto, pero que esta era solo usada para presentaciones.

Asimismo, se anunciaron cargos contra Derrick Evans, un legislador estatal de West Virginia que se grabó participando en la toma y el arresto en Alabama de Lonnie Coffman, quien presuntamente tenía 11 cocteles molotov en su camioneta el miércoles.

El Departamento de Justicia también precisó este viernes que no había indicio alguno de que el grupo Antifa había tenido un papel en el caos del miércoles.

Al menos 40 personas fueron acusadas el jueves ante la Corte Superior de DC por entrada ilegal en una propiedad pública, y se les notificó que los fiscales estaban revisando pruebas para posiblemente añadir cargos por violación del toque de queda, declarado el miércoles a las 6 p.m. hora local tras desatarse los disturbios, según reportó el periódico The Washington Post.

La mayor parte de los imputados son de fuera de DC, de lugares como Oregón, Florida, Wyoming, Connecticut y Pensilvania, entre otros. Uno de los detenidos fue acusado de poseer "una arma automática de estilo militar" y once cócteles molotov.

Decenas de seguidores del presidente Donald Trump ingresaron a la fuerza el miércoles al Capitolio federal, un incidente que dejó al muertos y destrozos.
Decenas de seguidores del presidente Donald Trump ingresaron a la fuerza el miércoles al Capitolio federal, un incidente que dejó al muertos y destrozos.

Una portavoz de la Policía del Capitolio anunció la noche del jueves que el director de la fuerza, Steven A. Sund, había renunciado a su cargo. Su último día en el cargo será el 16 de enero.

Al menos dos personas ya han recibido cargos federales tras los hechos violentos. A Mark Leffingwell se le acusa de invasión y conducta desordenada, entre otros cargos, y a Christopher Alberts de posesión de arma en el perímetro del Capitolio. Se esperaba que pronto se presentaran cargos federales a unos 15 individuos adicionales, dijo el Departamento de Justicia a Scott MacFarlane, del equipo investigativo de NBC Washington.

Además, hay preocupaciones de seguridad nacional sobre documentos que fueron robados del Capitolio, agregó MacFarlane.

Michael Sherwin, el fiscal federal interino del Distrito de Columbia, indicó el jueves que "todas las opciones están sobre la mesa” para encausar a los miembros de la violenta turba, incluidos cargos de sedición.

El presidente electo Joe Biden calificó como "terroristas domésticos" a los partidarios del mandatario Donald Trump que asaltaron el Congreso.

"No fue desorden. No fue una protesta. No les llamemos manifestantes. Eran una turba de alborotadores, insurgentes, terroristas domésticos", dijo Biden en una intervención desde Wilmington, Delaware.

Unos 11 cocteles molotov fueron hallados ayer en terrenos del Capitolio, precisó MacFarlane.

Dijo que lo ocurrido en el Capitolio fue un asalto contra el imperio de la ley y a la voluntad del país de elegir su gobierno. 

El FBI está pidiendo la colaboración de la ciudadanía para identificar a individuos que “activamente instigaron la violencia” en Washington D.C., según un comunicado de la agencia

El Departamento de Defensa ha activado formalmente a unos 6,200 efectivos de la Guardia Nacional de seis estados del noreste en apoyo a la policía del Capitolio y otras fuerzas del orden en Washington.

El secretario de Defensa interino Christopher Miller firmó la orden de activar a la Guardia Nacional de Virginia, Pensilvania, Nueva York, Nueva Jersey, Delaware y Maryland durante un máximo de 30 días. Un funcionario de la defensa afirmó que el objetivo es resguardar la seguridad del Capitolio y la zona circundante durante la juramentación del presidente electo Joe Biden el 20 de enero.

La Policía del Capitolio responde y su jefe renuncia

Desde el momento en que la multitud irrumpió a la sede del legislativo en Washington DC, la policía del Capitolio federal ha sido fuertemente criticada por su respuesta al incidente.

Más temprano, Sund había anunciado a través de un comunicado que se está realizando una "investigación exhaustiva del incidente, sobre la planificación de la seguridad y los procedimientos" que se llevaron a cabo.

Sin embargo, Sund destacó la respuesta de los oficiales de su departamento policial, quienes "respondieron valientemente cuando se enfrentaron a miles de personas involucradas en acciones violentas y desenfrenadas mientras asaltaban el edificio del Capitolio de los Estados Unidos".

Las imágenes son elocuentes del nivel del vandalismo desatado el miércoles.

Tras el incidente, los congresistas prometieron investigar la forma en la que la policía del Capitolio manejó el violento asalto al edificio legislativo, cuestionando si la falta de preparación permitió que la violenta multitud ocupase y causase destrozos en el inmueble.

Hasta el momento, la Policía del Capitolio ha informado sobre el arresto de 14 personas: 10 por ingresar ilegalmente al Capitolio, uno por agredir a un oficial, uno por ingreso ilegal, agresión simple y resistir arresto y dos por delitos relacionados a posesión de armas . Puedes encontrar la lista de los nombres aquí.

Por su parte, la Policía Metropolitana informó que unos 68 individuos fueron detenidos tras los disturbios entre la noche del miércoles y la madrugada del jueves: siete fueron por delitos relacionados con armas y unos 61 por violar el toque de queda.

Piden la destitución de Trump

Varios políticos prominentes, incluyendo algunos republicanos, han pedido la remoción del presidente Trump tras los hechos violentos del miércoles. El líder de los demócratas en el Senado, Chuck Schumer, llamó el jueves al gabinete del mandatario a que lo destituya del cargo, describiendo los disturbios como una "insurrección contra Estados Unidos, incitada por el presidente”.

“Este presidente no debería ocupar el cargo ni un día más”, añadió.

Por su parte, la presidenta de la Cámara de representantes, Nancy Pelosi, dijo que la enmienda 25 debía ser invocada y, que de ese no ser el caso, estaba dispuesta a comenzar los procesos de juicio político.

La enmienda 25 convierte al vicepresidente en presidente en funciones si el primer mandatario muere, renuncia, es cesado de su cargo, o es incapaz por alguna razón de cumplir con las obligaciones del cargo.

Dijo que lo ocurrido en el Capitolio fue un asalto contra el imperio de la ley y a la voluntad del país de elegir su gobierno. 

Otras figuras, como el gobernador republicano de Maryland, Larry Hogan, han dicho que lo mejor para el país sería una transición con el vicepresidente Pence.

"Creo que no hay duda de que Estados Unidos estaría mejor si el presidente renunciara o fuese destituido, y si el vicepresidente Mile Pence es quien dirija la transferencia pacífica de poder en los próximos 13 días", dijo Hogan.

Algunos miembros de su Administración han abandonado al mandatario.

Elaine Chao, secretaria de Transporte, presentó este jueves su renuncia, argumentando como motivo de su salida los violentos disturbios en el palacio legislativo. Chao es la esposa de Mitch McConnell, el líder de la mayoría republicana en el Senado.

Su salida llega luego de que Mick Mulvaney, quien fue exjefe de gabinete de Trump, anunciara su renuncia como enviado especial en Irlanda.

Una inmigrante salvadoreña contó lo asustada que estaba y la incertidumbre sobre si podía volver a casa ante los disturbios que obligaron a cerrar el Capitolio.

Cuatro horas de disturbios

“Nunca había pasado esto, estoy muy asustada. No nos dejan salir”, dijo una empleada salvadoreña del Capitolio durante el cierre preventivo del edificio. “Mis hijos, mi familia me espera en casa”.

“[Uno viene a EEUU] buscando la paz y se encuentra con esto. Peor que en su país.”

La turba partidaria de Trump tomó el escaño del presidente del Senado, las oficinas de la presidenta de la Cámara de Representantes y el atril de orador de la Cámara alta, donde un hombre exclamó, “Trump ganó esas elecciones”.

Legisladores, empleados y otros estaban escondidos bajo sus mesas, encerrados en espacios seguros, rezando y viendo desde un violento primer plano las consecuencias de las divisiones en el país.

Washington vivió una jornada inédita este miércoles, cuando seguidores violentos del presidente Donald Trump irrumpieron en el Capitolio. Hacemos un resumen de cómo transcurrieron los hechos

En total, 10 personas fueron transportadas a centros médicos locales por los bomberos de DC. Unos 14 agentes de la Policía Metropolitana resultaron heridos durante la jornada y dos bombas de tubo fueron halladas y destruidas, una en la oficina del Comité Nacional Demócrata y otra en la del Comité Nacional Republicano, indicaron funcionarios de la policía.

En un vehículo los agentes hallaron un refrigerador portátil con un arma larga y un cóctel molotov en los terrenos del Capitolio.

Más de seis horas después de que estallara la violencia, los legisladores reanudaron la agenda. Tarde en la madrugada del jueves, el legislativo estadounidense lo hizo oficial: Joe Biden sería el próximo presidente de la nación a asumir el poder el 20 de enero. Fue el vicepresidente Mike Pence quien presidió la sesión conjunta y anunció el conteo final de los votos del Colegio Electoral: 306-232.

Washington vivió este miércoles una jornada de caos inédita, que se saldó con cuatro muertos, debido al asalto por parte de seguidores del presidente Donald Trump de la sede del Congreso cuando los legisladores certificaban la victoria electoral del demócrata Joe Biden.

Al tiempo, el presidente Trump indicó que habría "una transición ordenada el 20 de enero”.

“Aunque estoy en total desacuerdo con el resultado de las elecciones, y los hechos me avalan, sin embargo habrá una transición ordenada el 20 de enero”, dijo Trump en un comunicado publicado en Twitter por su director de redes sociales, Dan Scavino.

Este jueves, trascendió que la Guardia Nacional de DC seguiría movilizada por 30 días para garantizar que la fuerza esté disponible durante la inauguración presidencial y los días después, dijeron fuentes oficiales a NBC News. Un funcionario de defensa dijo que este jueves unas 200 tropas estarían las calles de la capital en puntos de control y como soporte para la Policía del Capitolio. 

La alcaldesa de la capital también anunció una ampliación del estado de emergencia en la ciudad, lo que da a los funcionarios de la ciudad poderes adicionales para gastar dinero, coordinar con otras agencias y solicitar asistencia de policías especiales. 

Las imágenes son elocuentes del nivel del vandalismo desatado el miércoles.

Algunos congresistas demócratas dijeron que las violentas acciones de este miércoles fueron la consecuencia de la conducta del primer mandatario, quien desde hace semanas promueve teorías infundadas y cuestiona la integridad electoral.

Por varios días, el presidente Trump había expresado su entusiasmo por las manifestaciones programadas para el miércoles. Sobre el mediodía, el mandatario republicano se dirigió a sus partidarios desde el parque de The Ellipse, frente a la Casa Blanca. En su discurso, repitió las acusaciones sin fundamento y ya desestimadas de un supuesto fraude en los comicios de noviembre en el que resultó perdedor. En un punto, animó a sus seguidores a que llegaran hasta el palacio legislativo para exigir a los congresistas que detuvieran la ratificación de los votos del Colegio Electoral. 

"No cederemos nunca, nunca concederemos (la victoria)", dijo Trump a los miles antes de que los congregados a las afueras de la Casa Blanca para la marcha "Salvar a EEUU" partieran en dirección al Capitolio.

Contáctanos