Desmantelan red de secuestros falsos

Desmantelan red internacional de secuestros falsos

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Policía: se roba carrito de Walmart y huye por carretera
    EFE
    Los reclusos chilenos llamaban a celulares en España para pedir rescate por sus supuestos familiares secuestrados.

    MADRID, España - La Policía española ha localizado una trama de ciudadanos chilenos autora de centenares de llamadas a España desde una prisión de Santiago de Chile en las que comunicaban que tenían secuestrado a un familiar, aunque en realidad era una estafa con la que pretendían lograr dinero rápidamente.

    En apenas dos meses, los agentes españoles recibieron 162 denuncias en 23 provincias, aunque la mayoría, 75, se presentaron en Madrid, por delante de Málaga (35), y Zaragoza y Sevilla.

    España: desmantelan red de estafadores chilenos

    España: desmantelan red de estafadores chilenos
    Una red de estafadores cometió desde una cárcel en Chile cientos de secuestros falsos en España.
    (Publicado viernes 10 de abril de 2015)

    En sólo un 10% de ellas las víctimas, en su mayoría mayores, pagaron una cantidad de dinero, que nunca superó los $11,600, afirmó este viernes la Policía en una rueda de prensa.

    Los agentes destacaron la importancia de la cooperación, en este caso con Chile, para enfrentarse a nuevas formas de criminalidad.

    La Policía explicó que desde una prisión de Santiago de Chile al menos cuatro presos -los cabecillas- con teléfonos móviles realizaban aleatoriamente llamadas a España, atemorizando a las víctimas a las que les decían que "tenían retenido a un familiar".

    Otras 15 personas, en su mayoría familiares o vecinos de los internos, se encargaban de cobrar el pago de los supuestos rescates.

    [Tema relacionado: Padre trata de secuestrar a bebé en hospital]

    Los delincuentes modificaron la cifra del supuesto rescate al comprobar que una cantidad baja, unos 200 euros, no eran suficiente para que la persona a la que se reclamaba el pago creyera que se trataba de un secuestro, por lo que llegaron a solicitar hasta $21,000, cuyo abono exigían que fuera rápido.

    La clave del éxito de la estafa estaba en que la persona no colgara el teléfono y entrara en "modo pánico".

    Todos los integrantes de esta trama ya fueron localizados sin que exista ninguna vinculación con nadie en España y la investigación sigue su curso, a la espera de que los jueces actúen, en función de la legislación de España y Chile.

    Desde que en febrero la Policía hizo público que detrás de estas llamadas se escondía una estafa, las denuncias aumentaron -en marzo recibió una media de 15 diarias- y no comenzaron a descender de forma acusada hasta que dos agentes españoles viajaron a Chile para tomar declaración a los presos implicados.

    Pese a que el caso está prácticamente resuelto, la Policía avisa de que esta red puede seguir operando, por lo aconseja a todos los ciudadanos que ante cualquier llamada que comunique un secuestro recele y, por supuesto, lo comunique a la fuerzas de seguridad.

    [Otro tema que te puede interesar: Restaurante servía carne de perro]