CORONAVIRUS EN CALIFORNIA

Coronavirus en California: sigue tendencia a la baja pero no se apresurará la reapertura

Telemundo

Significativamente menos personas están dando positivo y están siendo hospitalizadas por el coronavirus en California, pero el gobernador Gavin Newsom y su principal funcionario de salud dijeron el martes que no acelerarán el proceso deliberado que establecieron el mes pasado para reabrir el estado.

El sistema permite a los condados reabrir más negocios y actividades a medida que alcanzan los umbrales de tasas y casos de infección. Hay cuatro niveles codificados por colores, y cinco nuevos condados salieron del nivel más alto, despejando el camino para que sus restaurantes, cines, gimnasios e iglesias reanuden actividades limitadas en interiores.

Las nuevas incorporaciones significan que el estado ha aliviado las restricciones para 8.5 millones de personas que viven en tres de los seis condados más poblados: San Diego, Orange y Santa Clara.

En todo el estado, la tasa de infección de California ha disminuido de manera constante durante semanas y ahora se encuentra en 3.8% durante los últimos siete días.

Las hospitalizaciones suman alrededor de 3,100, el más bajo desde mediados de junio y un 24% menos en dos semanas. "Si esos parecen ser números prometedores, es porque lo son", dijo Newsom, quien enfatizó que los datos alentadores no cambiarán el proceso de reapertura del estado.

Hasta el martes, 33 de los 58 condados del estado que representan más de dos tercios de la población del estado se encuentran en la categoría "generalizada", que requiere que las escuelas solo ofrezcan educación a distancia y que la mayoría de las empresas limiten las operaciones en interiores.

El epidemiólogo Gilberto Chávez nos dice cuáles son los mitos y realidades del coronavirus.

Además de los cinco condados a los que se les permitió reabrir más negocios (Amador, Orange, Placer, Santa Clara y Santa Cruz), Newsom dijo que siete más podrían actualizarse la próxima semana, pero solo si cumplen con ciertos puntos de referencia durante dos semanas consecutivas.

El enfoque cauteloso está diseñado para evitar lo que sucedió en la primavera, cuando el estado reabrió rápidamente solo para ver un aumento de nuevos casos.

"Estamos seguros de que ir lento y riguroso será el camino que nos lleve hacia adelante y garantice que no retrocedamos", dijo el Dr. Mark Ghaly, el principal funcionario de salud pública del estado.

Los CDC hicieron un llamado para reconocer las diferencias entre las alergias y los síntomas del COVID-19.

Si bien a California le está yendo mejor en su conjunto, el estado todavía está viendo brotes del virus en el Valle Central, principalmente en comunidades agrícolas rurales, dijo el Dr. George Rutherford, profesor de epidemiología en la Universidad de California en San Francisco. Pero los casos están mejorando en las áreas más pobladas.

“Parte de esto es que estamos tomando un descanso. Las escuelas aún no han regresado y las universidades residenciales todavía no han regresado ", dijo. "Cuando todo eso comienza, es cuando podemos ver mucha transmisión nueva".

Newsom ha elogiado la aceptación del público de las órdenes de salud, incluido el uso de mascarillas y evitar las grandes reuniones en interiores. Pero el Dr. Jeffrey Klausner, profesor de epidemiología en la Facultad de Salud Pública Fielding de UCLA, dijo que la verdadera razón de la mejora en los números de California es que las personas con mayor riesgo probablemente ya hayan sido infectadas, reduciendo el grupo de posibles nuevos casos.

Una familia entera se contagia con el coronavirus y creen que esto se pudo evitar. El llamado de esta familia para que se tome con responsabilidad la situación que vivimos en esta pandemia. Más aquí.

“La gente tiene que alejarse de la idea de que todos corren el mismo riesgo. Eso no es cierto en absoluto", dijo. "Es por eso que nuestras intervenciones deben estar mejor dirigidas a aquellos que corren mayor riesgo".

La presión está aumentando en algunas áreas para que Newsom se mueva más rápido para reabrir más sectores de la economía y permitir multitudes más grandes para cosas como servicios religiosos.

El domingo, unas 3,000 personas asistieron a un servicio al aire libre en el Capitolio estatal denominado "Déjenos adorar". La Patrulla de Caminos de California, que controla el acceso a los terrenos del capitolio, dijo que emitió un permiso para el evento porque el organizador dijo que esperaba entre 500 y 1,000 personas. Fue suficiente para convencer a los oficiales de que “se podría lograr un distanciamiento físico adecuado” para evitar la propagación del coronavirus.

El propietario de un restaurante de sushi con 60 años de historia ha hecho uso del ingenio para compensar la caída de la demanda debido a la pandemia, creando un servicio de entrega a domicilio que explota al máximo su otra gran pasión, el culturismo.

Pero cuando aparecieron muchos más, la Patrulla de Carreteras notó que la mayoría de los que asistieron “no lograron distanciarse socialmente” a pesar de los recordatorios de un oficial de permisos en el lugar y de Sean Feucht, quien organizó el evento. Feucht se describe a sí mismo en su sitio web como "un misionero, artista, orador, autor, activista y fundador de múltiples movimientos mundiales".

En un comunicado, la Patrulla de Carreteras dijo que no disolvió el evento en parte porque habría requerido demasiados oficiales y tomado demasiado tiempo para dispersar de manera segura a una multitud de ese tamaño.

Newsom dijo que estaba esperando más información sobre el evento. Pero instó a las personas a seguir las pautas de salud pública al realizar eventos.

Los centroamericanos alojados en un albergue donan su plasma para pacientes.

“La propagación de esta enfermedad no ayuda a que miles y miles de personas no practiquen el distanciamiento físico, no usen mascarillas”, dijo Newsom. “Literalmente, alguien podría perder la vida. Y sé que esa no es la intención de nadie que organice estos eventos, pero puede ser el resultado".

El coronavirus en el condado de Sacramento está catalogado como "generalizado", lo que lo coloca en la categoría de mayor riesgo de propagación de la enfermedad que ha infectado a casi 738,000 personas en todo el estado y ha matado a más de 13,700. La guía estatal de salud pública permite servicios de adoración al aire libre en condados designados como "generalizados", pero con modificaciones.

Contáctanos