Las claves del asesino en serie que aterrorizó a California sin dejar un rastro