Un penthouse con dos piscinas y 11 baños es la propiedad más cara de Miami