Cartas desde la cueva: entrenador atrapado pide perdón