La poderosa explosión que madrugó a Manhattan