El asesino que mutiló en el submarino tiene un pedido especial