¿Dónde vive la gente más caritativa?

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    ¿Dónde vive la gente más caritativa?
    Shutterstock

    Conforme se amplía la desigualdad de ingresos, los estadounidenses más ricos dan un porcentaje menor de sus ingresos a obras benéficas, mientras que los pobres y de clase media donan un porcentaje mayor, según un extenso análisis de datos de IRS realizado por el Chronicle of Philantropy.

    El Chronicle, una respetada fuente de noticias sobre el mundo de la beneficencia, indicó en un informe presentado este lunes que los estadounidenses que ganan 200.000 dólares o más redujeron el porcentaje de sus ingresos que dieron a caridad en un 4,6% entre 2006 y 2012. Los que ganan menos de 100.000 dólares donaron un 4,5% más de sus ingresos, señaló el informe.

    El análisis del Chronicle se basó en las declaraciones de impuestos presentadas por estadounidenses que detallan deducciones fiscales, como donaciones caritativas. También se establecieron clasificaciones por estados y áreas metropolitanas en función de la tasa de contribuciones sobre ingresos brutos ajustados.

    Según el informe, los cambios en patrones de donación fueron más pronunciados en grandes ciudades, donde el porcentaje de ingresos donados bajó de forma clara entre 2006 y 2012. En Filadelfia y Buffalo, Nueva York, la proporción de ingresos donados cayó en más de un 10%, mientras que el descenso fue del 9% en Los Ángeles, Mineápolis-St. Paul y Washington D.C.

    Tami Phillips, de la Midnight Mission, una organización benéfica de Los Ángeles que atiende a personas sin hogar, dijo que eran las donaciones de personas de bajos y medios ingresos las que habían ayudado a sostener sus programas durante la recesión.

    "Les queda más cerca", dijo Phillips. "Cualquier día, ellos también podrían quedarse sin techo".

    La editora del Chronicle, Stacy Palmer, señaló que los donantes adinerados, en general, están más orientados hacia el apoyo a las artes y la educación superior que los donantes de bajos ingresos, y menos orientados hacia el apoyo a organizaciones benéficas de servicios sociales.

    A nivel estatal, los residentes de Utah fueron los más generosos de la nación, donando 65,50 dólares por cada 1.000 que ganaban. Un factor es la gran presencia de mormones en Utah, ya que sus enseñanzas les instan a donar al menos una décima parte de lo que ganan a obras benéficas.

    Mississippi, Alabama y Tennessee -también con altas tasas de asistencia a iglesias- eran los siguientes en la tabla.

    El último estado de la lista era Nueva Hampshire, donde los residentes dieron 17,40 dólares por cada 1.000 ganados. Sus vecinos, Maine y Vermont, eran los siguientes que menos donaban.

    Palmer sugirió que las bajas cifras del norte de Nueva Inglaterra podrían deberse en parte a baja asistencia a iglesias, pero también a la "vena independiente" de los residentes y una tradición de autosuficiencia.

    Entre las 50 ciudades más grandes, Salt Lake City tenía los residentes más generosos, que donaban un 5,4% de sus ingresos. La siguen Memphis, Tennessee; Birmingham, en Alabama; Atlanta y Nashville, en Tennessee.

    Las ciudades donde los vecinos dieron un porcentaje menor de sus ingresos a la beneficencia fueron Hartford, en Connecticut; Providence, en Rhode Island, y San José, en California.