Harvey: Senado aprueba millonaria asistencia para afectados

La suma es casi el doble de lo aprobado hace días por la Cámara Baja.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Harvey: Senado aprueba millonaria asistencia para afectados
    EFE
    Harvey dejó una estela de muerte y destrucción a su paso por Texas.

    El Senado aprobó con amplia mayoría un paquete de asistencia financiera para las víctimas del huracán Harvey en Texas y Louisiana por un valor de $15,250 millones, y al que se le ligó una enmienda para elevar el tope de endeudamiento federal por tres meses más.

    La propuesta, que supone casi el doble de dinero de la aprobada previamente esta semana por la Cámara de Representantes, recibió 80 votos a favor y 17 votos en contra.

    La legislación regresará ahora a la Cámara Baja del Congreso estadounidense, donde deberá ser ratificada antes de ser enviada al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para su firma.

    Los legisladores quieren que la votación en la Cámara de Representantes se produzca este mismo viernes para que pueda ser inmediatamente sellada por el presidente y se comience a desembolsar los fondos de asistencia.

    El huracán Harvey, que azotó la pasada semana el sur de Texas y Luisiana, dejó más de 60 muertos y más de 30,000 desplazados.

    Este paquete de asistencia federal es el resultado del acuerdo alcanzado por Trump, republicano, con los líderes de la oposición demócrata en el Congreso, Nancy Pelosi y Chuck Schumer, frente a la propuesta de su propio partido de alcanzar un acuerdo para elevar el tope de endeudamiento federal a más largo plazo.

    El plazo para aprobar un nuevo techo de la deuda y financiar al gobierno para el próximo año fiscal, que comienza el 1 de octubre, vence a finales de este mes, pero tras lo anunciado por los legisladores tendrán tiempo hasta diciembre para cerrar un acuerdo de largo plazo y mayor alcance.

    La falta de acuerdo sobre una subida del techo de la deuda en 2011, cuando se estuvo a punto de declarar la suspensión de pagos del gobierno, hizo que la agencia de calificación Standard & Poor's rebajase por primera vez en la historia la calidad crediticia del país.