Número de niños migrantes en descenso

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Número de niños migrantes en descenso
    Getty Images

    WASHINGTON – Autoridades fronterizas han registrado un declive continuo en el número de niños migrantes que atraviesan solos la frontera de Estados Unidos con México.

    De acuerdo con cifras difundidas el miércoles por el Departamento de Seguridad Nacional, el mes pasado los agentes de Aduanas y Protección Fronteriza aprehendieron a 3,129 niños inmigrantes no acompañados, la mayoría procedentes de Honduras, El Salvador y Guatemala. En julio habían detenido a 5,400, mientras que en junio retuvieron a más de 10,600.

    El gobierno de Barack Obama había sido cauteloso al explicar los motivos que llevaron al descenso en el número de detenciones, al señalar la incidencia de varios factores.

    Históricamente, el número de inmigrantes atrapados al cruzar la frontera se reduce durante la temporada de verano debido al calor en el desierto.

    Desde el 1 de octubre, inicio del año fiscal, más de 66,000 niños no acompañados han sido descubiertos cruzando la frontera sin autorización, casi el doble de lo que se había registrado en el año fiscal de 2013.

    El impresionante aumento en el número de menores inmigrantes de este año provocó que el gobierno aumentara las medidas de aplicación de la ley contra las redes de tráfico de personas y lanzara una campaña de relaciones públicas en la que pedía a los padres en Centroamérica que no enviaran a sus hijos en la peligrosa travesía a través de México hacia la frontera.

    El Departamento de Justicia también ordenó que se dé atención prioritaria a los casos de los niños recientemente detenidos y que por ley deben ser extraditados. El tribunal de inmigración tiene un atraso de 375,000 casos cuya audiencia no se ha llevado a cabo.

    El mes pasado autoridades mexicanas hicieron operativos en el tren de carga conocido como "La Bestia", que recorre México de sur al norte y en el que miles de inmigrantes viajan hacia Estados Unidos.

    La oleada de niños centroamericanos en la zona fronteriza tomó por sorpresa al gobierno de Obama a principios de año y minó los fondos del Departamento de Seguridad Nacional. Obama ha calificado la situación de crisis humanitaria y pidió al Congreso una partida extraordinaria de 3.7 millones de dólares para manejar el problema. No obstante, el Congreso entró en su receso de verano sin que la Cámara de Representantes, controlada por los republicanos, y el Senado de mayoría demócrata, llegaran a un acuerdo para asignar los recursos.