ICE: Policía libera a posibles delincuentes

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    ICE: Policía libera a posibles delincuentes
    Getty Images

    SANTA ANA (California) -- Las autoridades locales de diferentes ciudades de Estados Unidos excarcelaron a miles de inmigrantes este año pese a los esfuerzos hechos para tomarlos bajo custodia federal. Esto incluye a más de 3,000 individuos con sentencias o acusaciones graves previas, informaron funcionarios de inmigración.

    Es la primera vez que las autoridades de inmigración publican detalladamente cuántas veces las agencias de la ley locales se niegan a cumplir con sus peticiones. Las cifras ponen de relieve la fricción entre el gobierno federal y algunos departamentos de policía, algunos de los cuales argumentan que la retención de inmigrantes más allá de sus fechas de liberación afecta la colaboración ciudadana.

    En los primeros ocho meses del año, los agentes de inmigración hicieron cerca de 105,000 peticiones a agencias locales del orden público para que retuvieran a inmigrantes hasta por 48 horas después de que éstos fueran elegibles a ser liberados bajo los cargos por los que fueron arrestados, dijo Virginia Kice, una portavoz del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE). Los agentes deseaban que los inmigrantes siguieran tras las rejas para así poderlos colocar bajo custodia federal e iniciar los procedimientos de deportación.

    Las policías locales han rechazado 8,800 de estas solicitudes, también conocidas como retenciones, durante el mismo periodo. Entre los excarcelados había personas arrestadas en investigaciones de infracciones diversas, desde violencia doméstica hasta algunos relacionados con drogas ilegales, así como otros detenidos por delitos de menos gravedad pero que tenían condenas previas por delitos como agresión con un arma mortal, dijo Kice.

    A lo largo del país, muchas policías locales ya no están dispuestas a mantener a los inmigrantes detenidos después de la fecha fijada para su liberación. Indican que los inmigrantes no deberían quedarse más tiempo detenidos que lo que permanecen los ciudadanos estadounidenses por el mismo delito, y el entregarlos al ICE crea un ambiente de desconfianza entre las comunidades.

    Colorado dejó de acatar las retenciones este año, y la ciudad de Nueva York considera hacer lo mismo.

    Funcionarios de inmigración dijeron que la negativa representa una amenaza a la seguridad pública, ya que los inmigrantes que anteriormente habrían sido colocados bajo custodia federal una vez que eran elegibles a salir de la cárcel están siendo liberados en comunidades en las que pueden cometer delitos de nuevo.

    El cambio fue bien recibido por defensores de los inmigrantes, que por mucho tiempo han luchado contra las peticiones de las autoridades de inmigración de mantener retenidas a personas después de que fueron elegibles a abandonar la cárcel, ya sea con el pago de una fianza o a la conclusión de un proceso judicial.