Pasan los años, persiste la desconfianza

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Pasan los años, persiste la desconfianza
    Getty Images
    La policía consideró que sus agentes han respondido con "una moderación increíble" ante los ataques con piedras, botellas y armas de fuego y la destrucción de una veintena de patrulleros.

    WASHINGTON — Durante una noche hubo paz en Ferguson, Missouri. Tras un cambio de mando en la policía, las protestas violentas por la muerte a tiros de Michael Brown, un adolescente de 18 años que estaba desarmado, a manos del agente blanco Darren Wilson se convirtieron en manifestaciones pacíficas.

    Al día siguiente, la policía de Ferguson, que dio a conocer el nombre de Wilson bajo presión, reveló también que Brown era sospechoso de robar cigarros de una tienda local antes de su encuentro mortal con Wilson. Los vecinos, incrédulos y furiosos, respondieron que la policía trataba de calumniar a Brown para justificar su muerte. Y las calles de Ferguson volvieron a explotar.

    [Nota relacionada: Nueva batalla campal en Ferguson]

    La muerte de Brown es la muestra más reciente de las divisiones entre las minorías y la policía, que hierven a fuego lento desde hace generaciones. La inquietud por los sucesos en Ferguson se ha extendido hasta la Casa Blanca. El presidente Barack Obama dijo que el secretario de Justicia, Eric Holder, irá a Missouri en los próximos días a conocer de primera mano la indagación federal independiente en la muerte de Brown.

    "En muchas comunidades de todo el país existe un golfo de desconfianza entre los vecinos y las fuerzas del orden", dijo el presidente.

    Las encuestas revelan la magnitud de la desconfianza. Durante los disturbios en Missouri, el 65% de los negros —casi dos de cada tres— encuestados por el Centro Pew dijeron que la policía se excedió al reprimir las protestas en Ferguson, en tanto un tercio de los blancos estuvo de acuerdo y otro tercio aprobó el accionar policial. La encuesta fue realizada del 14 al 17 de agosto.

    Encuestas Gallup entre 2012 y 2014 revelan que el 64% de los negros tienen poca, muy poca o ninguna confianza en la policía, en tanto el 58% de los blancos tenían mucha o muchísima confianza en la fuerza del orden. Para 2009-2011, el 61% de los negros tenían poca o ninguna confianza en la policía, mientras el 62% de los blancos tenía mucha confianza en la fuerza.

    Un factor que genera desconfianza es la disparidad racial entre la policía y la comunidad. El 70% de la población de Ferguson es negra, pero el 90% de la policía es blanca.

    Otra fuente de desconfianza es la percepción de que la policía puede ejercer la violencia impunemente: la absolución en 1992 de cuatro agentes policiales de Los Angeles por la golpiza a Rodney King; la golpiza en 1967 al taxista John Smith en Newark, Nueva Jersey; Miami en 1980, tras la absolución de seis agentes blancos por la muerte a palos del motociclista negro Arthur McDuffie; Cincinnati en 2001 tras la muerte a tiros de Timothy Thomas, de 19 años. En todos los casos se produjeron disturbios graves.

    "Más afroestadounidenses y latinos que estadounidenses blancos creen que la policía detiene sin causa, emplea fuerza excesiva y comete abusos verbales", dijo Ronald Weitzer, sociólogo estudioso de las relaciones entre la raza y la aplicación de la ley en Estados Unidos y otros países. "No solo tienden a considerar que la policía tiene prejuicios raciales sino que en sus actividades cotidianas muestra una conducta represiva y acaso injustificada en su trato con los ciudadanos".

    Brown recibió varias heridas de bala de Wilson el 9 de agosto. La policía solo ha dicho que hubo un enfrentamiento en el que Wilson resultó herido y Brown murió. Testigos dicen que Brown tenía las manos alzadas cuando el agente disparó varias veces.

    [Fotos: Tensión y violencia en Misuri]