Casi muere por consumir marihuana sintética

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Casi muere por consumir marihuana sintética
    Daniel Martínez estuvo cerca de morir por los efectos de la marihuana sintética.

    Daniel Martínez estuvo cerca de morir por los efectos de la marihuana sintética y ahora ha enfocado sus energías en alertar a los jóvenes sobre lo peligroso que es consumir esta sustancia.

    “Es una droga peligrosa que no es un juego”, advierte Martínez, quien hace tan solo unos días salió del  hospital luego de permanecer recluido debido a los efectos de la marihuana sintética en su cuerpo. “No es algo para experimentar con uno mismo porque es como ponerte una pistola en la cabeza”, añade el joven.

    Alertan sobre peligros de la marihuana sintética

    Alertan sobre peligros de la marihuana sintética
    Daniel Martínez estuvo cerca de morir por los efectos de la marihuana sintética y ahora ha enfocado sus energías en alertar a los jóvenes sobre lo peligroso que es consumir esta droga.
    (Publicado lunes 26 de enero de 2015)

    A raíz de la experiencia, uno de los amigos de Martínez creo en Facebook la página “Stop Synthetics. Save a Life”  para  que los padres se eduquen y sepan más sobre esta peligrosa sustancia y, sobre todo, conozcan cómo detectar si un joven la consume.

    “Para los padres también, para que sepan qué buscar y qué ver en los cuartos de sus hijos’, relata un amigo de Martínez.

    Aunque en el Valle de Texas se han realizado varios decomisos de esta droga, los jóvenes explican que lo más preocupante es lo accesible que es la marihuana sintética. “Es muy fácil para comprarla, cualquier persona puede ir a comprarla, hasta un niño de diez años. La venden como si fuera popurrí, incienso”, afirma Martínez.

    Efectos peligrosos para la salud


    Según el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas, las personas que abusan de la marihuana sintética han reportado haber sufrido taquicardia, vómi¬tos, agitación, confusión y alucinaciones.

    Además, la droga puede  elevar la presión arterial y causar disminución en el suministro de sangre al corazón (isquemia miocárdica). En unos pocos casos se ha asociado con ataques al corazón. Los consumidores habituales, sin embargo, pueden experimentar síntomas del síndrome de abstinencia y de adicción.