Corte permite reabrir clínicas de abortos

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Corte permite reabrir clínicas de abortos
    EFE/Archivo
    Cuando inicialmente se anunció el cierre de las clínicas de aborto, las protestas no se hicieron esperar.

    Washington.- El Tribunal Supremo de Estados Unidos frenó el martes el cierre de 13 clínicas de aborto en Texas al anular el apartado de una ley estatal que exigía para este tipo de centros los mismos estándares de los ambulatorios quirúrgicos.

    Tras esta decisión judicial, podrán volver a funcionar las 13 clínicas que tuvieron que cerrar el pasado 3 de octubre después de que un tribunal de apelaciones federal en Nueva Orleans, con jurisdicción en Texas, decidiera permitir la aplicación de ese apartado de la ley estatal del aborto.

    Con el cierre de las clínicas, el segundo estado más poblado de EEUU. con cerca de 27 millones de habitantes, contaba ahora con ocho centros que practican abortos situados en sus cuatro ciudades principales, Austin, Houston, San Antonio y Dallas, de manera que el extenso territorio que comprende el sur y el oeste del territorio quedaba desprovisto de ese servicio.

    El apartado suspendido por el Tribunal Supremo, que no ha especificado los argumentos de su decisión, pertenece a la ley general del aborto de Texas HB2, que obliga a estas clínicas a disponer de las mismas condiciones que un centro ambulatorio quirúrgico, unos requisitos que solo cumplen las ocho ahora en funcionamiento.

    La entrada en vigor de este reglamento estaba prevista en principio para el 1 de septiembre, pero el juez federal Lee Yeakel lo anuló días antes al considerar "inconstitucional" que mujeres en edad reproductiva quedaran a más de 240 kilómetros de una clínica abortista.

    La Procuraduría General de Texas, liderada por el ahora candidato republicano a la Gobernación, Greg Abbott, apeló entonces contra la sentencia y solicitó al tribunal que decretara una suspensión cautelar mientras resolvía el recurso.

    El 2 de octubre tres jueces de una corte de apelaciones de Nueva Orleans dieron la razón a Abbott y suspendieron cautelarmente la sentencia, una decisión que no era definitiva pero que obligó al cierre inmediato de 13 clínicas, entre las que se encuentra la de la ciudad fronteriza de McAllen, que había reabierto tras la decisión de Yeakel.

    Según los detractores de la ley, el cierre de centros tiene como consecuencia el aumento de los abortos autoinducidos entre las personas indocumentadas y en las comunidades conservadoras del sur de Texas, que ya tienen una de las tasas más altas de Estados Unidos.

    La ley general del aborto HB2 de Texas entró en vigor en octubre de 2013, cuando había cerca de medio centenar de clínicas de este tipo en todo el estado, de las que ya solo quedan ocho.