Isabel Allende: “Los inmigrantes han levantado a EEUU”

La autora afirmó que se sentía "indignada" porque en Estados Unidos "se olvidan de que todos, excepto los nativos americanos, vinieron de otra parte", sea de Europa, África o Asia.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    La escritora conectó desde el principio con una audiencia en su mayoría femenina, y de origen hispano, a quienes animó a "no rendirse" en la lucha por una vida mejor y a "tomar lo que Estados Unidos ofrece pero sin renunciar a los orígenes".

    Isabel Allende presentó el viernes en Washington su nuevo libro, "El amante japonés", pero la faceta más comprometida de la escritora chilena sobrepasó el mero interés literario del evento, en el que reivindicó que "los inmigrantes son los que han levantado Estados Unidos".

    La raza, la clase social y el choque cultural son las barreras contra las que el amor de los protagonistas lucha en la última novela de la autora chilena -que además se desarrolla en Estados Unidos-, un tema tan universal como efervescente.

    La audiencia que recibió a Allende en Washington le hizo abordar los temas más candentes del país, como las reformas de la política inmigratoria que los precandidatos a la Casa Blanca han expuesto ante los medios en los últimos días.

    "No me preguntes por (Donald) Trump", cortó Allende con ironía seria cuando, en el turno de preguntas, se introdujo por primera vez la actualidad política y en referencia al precandidato republicano.

    Sin embargo, añadió que se sentía "indignada" porque en Estados Unidos "se olvidan de que todos, excepto los nativos americanos, vinieron de otra parte", sea de Europa, África o Asia.

    "A cada nuevo tipo de inmigrante se le cierran las puertas", algo sin sentido para Allende, ya que "la diversidad es la mayor fuerza de Estados Unidos", sentenció, con ovación de un público de unas 500 personas.

    La escritora conectó desde el principio con una audiencia en su mayoría femenina, y de origen hispano, a quienes animó a "no rendirse" en la lucha por una vida mejor y a "tomar lo que Estados Unidos ofrece pero sin renunciar a los orígenes".

    La librería Prose & Politics, una de las más grandes y afamadas de la ciudad de Washington, acogió desde tres horas antes del evento a los más fieles lectores que aguardaban sentados ante la tarima que la escritora ocuparía.

    Tres cuartos de hora antes del inicio de la charla literaria, el aforo se completó y tuvieron que cerrar puertas, unas medidas de seguridad que las propietarias del establecimiento no recordaban ni en las visitas de Ken Follet o J.K. Rowling.

    "El amante japonés" nace de la inquietud de la escritora sobre si "se puede tener amor romántico, pasión, cuando te haces viejo, o es cosa de jóvenes".

    La escritora chilena confiesa que no sabía nada de Japón, pero que la trama lo exigía, así que se puso a investigar una parte de la historia reciente poco narrada: el desplazamiento de los japoneses que vivían en territorio estadounidense.

    Unos 120,000 japoneses fueron llevados a campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial, pero se sabe poco de ellos, ya que los supervivientes callaron por la "deshonra y la vergüenza" que eso les suponía, y no ha sido hasta ahora que sus nietos han decidido sacar a la luz el pasado.

    La novela parte de cuando, en 1939, tras la caída de Polonia en manos de los nazis, la joven "Alma" es enviada por sus padres a vivir a la mansión de sus tíos, en San Francisco (California), donde se enamorará del hijo del jardinero, de origen japonés.

    Pero "todos los personajes guardan un secreto", confiesa Allende, un "truco" que le enseñaron para mantener el misterio.